Skip navigation

    La constitución de los bloques enfrentados que precedió a la Gran Guerra, a pesar de no ser el único antecedente de la misma, describe en su totalidad las características de la atmósfera que propició su estallido: ambición, agresividad, competencia y desconfianza. Por eso, los bandos en cuestión, la Triple Entente (Francia, Gran Bretaña y Rusia) y la Triple Alianza (Alemania, Austria-Hungría e Italia, posteriormente el Imperio Turco-Otomano), son imprescindibles para el entendimiento de la Primera Guerra Mundial, porque su conformación es el resultado final de las demás circunstancias que la antecedieron en cuya descripción se involucran los intereses económicos y políticos en la búsqueda de hegemonía colonial.

Alianzas

   El ascenso de Guillermo II al poder de Alemania, supuso el fin de la paz que había reinado en Europa desde Bismarck. Guillermo II impulsó la nueva política Weltpolitik que se basaba en la hegemonía mundial alemana; esta provocación tuvo como primer resultado el que tanto temía Alemania: el fin del aislamiento de Francia, pues en 1893 se firmó la Alianza franco-rusa. Posteriormente en 1904, empujadas por la ambición colonial alemana y su firmeza en obtener territorios, Francia y Gran Bretaña olvidaron sus propias diferencias coloniales y se aliaron para hacerle frente a Alemania firmando la Entente Cordiale. Más al oeste, el Lejano Oriente se había convertido en zona de disputa entre las potencias por ser la cuna de diversas materias primas; en 1905 se libró la guerra ruso-japonesa donde ganaron los japoneses. Así, los intereses de Rusia giraron hacia los Balcanes, molestando a los austro-húngaros. En 1907, animadas por Francia, Rusia y Gran Bretaña resolvieron sus conflictos en Asia Central y firmaron la Alianza anglo-rusa. Con estas crisis latente, los gobiernos de los países involucrados engañaron a su población diciendoles que la guerra esta por empezar, que hay que estar preparados. Se hizo un llamamiento patriótico que después sería descrito como el nacionalismo, otro antecedente de fuerza para la Gran Guerra. La Triple Alianza, compuesta por Bismark años atrás, y la Triple Entente se vieron finalmente enfrentadas y entorno a ellas y sus intereses giraría la Primera Guerra Mundial en un atemorizante y tenaz desarrollo.

untitledm2

 

dibujo

dibujof1

   El nacionalismo atribuye entidad y singularidad propias a un territorio y a sus ciudadanos, y sobre él se asientan aspiraciones políticas de carácter muy diverso.

nacionalismo

   La Primera Guerra Mundial Fue una conflagración motivada por conflictos imperialistas e inestabilidad entre las potencias europeas en donde participaron gran numero de naciones gracias al nacionalismo, quien mantenía firmes a los soldados en sus respectivos lugares durante tanto tiempo, estaban centrados en defender su país, así tuvieran que recurrir a la violencia, por esta razón el ejército tenía un continuo crecimiento. La simplificación nacional había favorecido la conciencia nacional, ese sentimiento de luchar contra el extranjero. Esto condujo a una competitividad entre potencias, rivalidades por intereses comerciales y coloniales, carreras armamentistas y formación de alianzas. Cada potencia se sentía superior, pensando que la solución sería la guerra.

   La escuela y el servicio militar obligatorio sirvieron para estimular los sentimientos nacionalistas a través de ceremonias diarias. Fomentaron un sentimiento patriótico. El nacionalismo de los pueblos dominados por naciones extranjeras luchaba por su autonomía.

 

   Alemania en su unificación, en 1871, se volvió una gran potencia ya que los sentimientos nacionalistas se fortalecieron. Francia, en la segunda crisis marroquí,  terminó cediendo a Alemania parte del Congo francés a cambio de total libertad de acción en Marruecos, no era la primera vez que Alemania se apoderaba de los territorios franceses, en la guerra franco-prusiana (1870) se apoderó de los territorios Alsacia y Lorena. Alemania buscaba borrar de estos territorios la cultura francesa. Desde entonces subieron los ánimos nacionalistas y el nacionalismo francés no cesó de alentar el desquite y el rescate de dichos territorios. Alemania tenía ambición por colonizar, por lo que entre esta e Inglaterra había una competencia de la industria y de la política colonial. Alemania también tuvo dominio sobre gran parte de Polonia en 1917 tras la retirada de Rusia.

new-1

   Austro-Hungría unió a su imperio a Bosnia y Herzegovina (1908) provocando la frustración de Serbia que quería dominar a los mismos, por lo que un estudiante nacionalista de Serbia asesina al archiduque Francisco Fernando, el heredero al trono austriaco. Austria, aliada de Alemania (por lo tanto a Italia también, “La Triple Alianza”) aprovecha la circunstancia para terminar con su enemigo, declara la guerra a Serbia quien estaba aliada a Rusia (Francia e Inglaterra también “La Triple Entente”). Empieza la gran guerra. Austro-Hungría tiene competencia con Rusia, quien ya era su enemigo, por el dominio de los Balcanes.

new-1d

    El nacionalismo polaco dominado por un austriaco, constituyó un elemento más en la rivalidad que enfrentaba a Austria-Hungría y Rusia. Ya que los territorios de Polonia estaban esparcidos entre Prusia, Austria y Rusia. Por lo que en la Gran Guerra lo polacos encuadrados en los ejércitos de las potencias ocupantes, por las nacionalidades correspondientes, lucharon entre sí. Esto causó gran violencia y matanzas, luchas en su propio territorio.

   Podríamos decir que la Crisis Balcánica entre de 1912 y 1913 fue una de  las principales causas para que se dé la Primera Guerra Mundial, por el enorme conflicto que en ellas se suscito marcado  por los grandes intereses tanto políticos étnicos como religiosos entre varios países de Europa.

  Podemos ver grandes intereses políticos para la ocupación de las balcánicas ya que estas estaban en posesión del Imperio Otomano que debido a anteriores conflictos se encontraba sumamente debilitado, por lo que los países de la Liga Balcánica (Grecia, Bulgaria, Serbia y Montenegro) escogieron ese momento para atacar con un ejército mucho más numeroso a los turcos.

   Obviamente cada país de la Liga tenía un interés marcado. En primer lugar Bulgaria, desde nuestro punto de vista la más ambiciosa ya veremos porque, quería tener una salida al mar Egeo que solo lo lograría alejando a los turcos de determinados territorios balcánicos; Serbia en cambio tenía un gran interés imperialista y quería convertirse en una potencia conquistadora y para conseguirlo tendría que apoderarse de más territorios de los que ya poseía; Montenegro había sido declarado como reino en 1910 y al gozar de prosperidad dos años después, también deseó imponer su hegemonía colonial, mientras que Grecia quería concretar la unión de Creta a su Estado, ya que ésta se encontraba en un impresionante declive desde la ocupación otomana desde 1669 y aunque esa unión ya se había firmado en 1908 en la práctica se seguía con un absoluto dominio turco.

   Como era lógico los países de la Liga ganaron la guerra al Imperio Otomano y con esto se firmó el Tratado de Londres en el cual se establecía que los países de la Liga pasen a ocupar la gran mayoría de territorios balcánicos que se encontraban en poder de los turcos, pero la sumamente ambiciosa Bulgaria quería poseer casi en su totalidad los territorios, a lo cual se dio inconformidad de Serbia, provocando de esta manera otro conflicto armado entre los Búlgaros contra Serbia y los otros dos países de la Liga Balcánica que terminarían apoyando a ésta última. Finalmente, Bulgaria perdió una parte considerable de su territorio en manos Serbias. Entre otras compensaciones, la mayor parte de Macedonia pasó a formar parte de Serbia y Grecia. También Bulgaria tuvo que ceder una gran extensión de su territorio al Imperio Otomano en virtud de posteriores acuerdos.

new-1n1

   En ese mismo tratado se dio inicio a un nuevo Estado, el de Albania, aceptándose su independencia y siendo reconocido por otros países. Albania tenía varias razones para  ser un pueblo independiente, ya que había sido siempre fiel y uno de los principales administradores del Imperio Otomano, pero como éste perdió sus territorios en la península Balcánica y debido a sus diferencias de orden político y religioso con los países de la Liga, al firmarse el mencionado Tratado de Londres se decidió otorgarle la calidad de estado independiente.

   Al revisar la historia de Albania se puede ver que en un largo período de ocupación romana y posteriormente bizantina, sucedieron varios hechos que determinarían la actual cultura albanesa. En primer lugar, gran parte de la población urbana ortodoxa se exiló, principalmente en el sur de Italia y Grecia, mientras que la población restante que se mantuvo en el país fue convertida al islam, a lo largo de casi siete siglos de ocupación. Tras su evolucionista conversión al islam y debido a la asimilación turca de gran parte de los albaneses, Albania se convirtió en un Estado privilegiado y leal al Imperio, alcanzando, como ya dijimos altos cargos en la administración del Imperio y también como fuerzas de choque para mantener el control sobre Grecia, Serbia, el territorio de la actual República de Macedonia y Bulgaria.

   Es por eso que al ser sumamente leal al imperio Otomano y tener  un enorme distanciamiento político con Serbia y Grecia, al igual que grandes diferencias en el ámbito religioso por su influencia islámica, Albania se vio beneficiada al ser declarada independiente, pues tranquilamente pudo ser ocupada por Serbia, que más adelante la atacaría sin mayores resultados.

   Desde nuestro punto de vista a pesar de que Albania no compartía política étnica ni religiosamente con Serbia y Grecia, hubiese sido mucho más beneficioso para su pueblo juntarse con esos países ya que en el tiempo posterior a las Guerras Balcánicas y a la Primera Guerra Mundial, Albania fue el país con menos crecimiento en Europa, incluso llegó a ser víctima de políticas comunistas por un periodo excesivamente largo, que lo único que consiguió fue hundirse en la pobreza.

 

   Retomando el tema de la Crisis Balcánica, en ella también se evidenciaron, enormes conflictos de carácter étnico y religioso que tuvieron gran influencia en los dos conflictos armados. Cada pueblo de la Liga Balcánica así como del Imperio Otomano tenía etnias y religiones propias y marcadas por lo que cada pueblo quería expandirlas e imponerlas en donde más pudiera.

   Para empezar, la influencia del Imperio Bizantino en Serbia fue quizás la más importante. Los serbios tenían orígenes eslavos y romanos y eran cristianos ortodoxos en su gran mayoría. Debido a sus permanentes buenas relaciones y casi dominio sobre Montenegro, el pueblo montenegrino era igualmente casi en su totalidad cristiano ortodoxo, lo que influyo enormemente en el apoyo de Montenegro a Serbia en la segunda guerra balcánica y el apoyo de Serbia a Montenegro en 1860 cuando éste último declaro la guerra en 1860 al Imperio Otomano. Así participarían juntos en algunos conflictos bélicos lo que destaca la importancia de la paridad étnica y religiosa entre estos dos pueblos.

new-11

   De igual manera Grecia también tenía gran influencia  del Imperio Bizantino, a tal punto que el griego era el idioma oficial del mencionado imperio. Debido a esto el pueblo griego también tenía orígenes romanos al igual que una religión cristiano ortodoxa.

   Aquí encontramos un hecho que es importante destacar, y es que a pesar de la ocupación turco otomana del Imperio Bizantino, estos tres pueblos nunca dejaron de mantener sus raíces bizantinas lo que sería trascendental después para la crisis balcánica.

   Bulgaria, en cambio, de origen eslavo y tracio, tuvo constantes disputas con el Imperio Bizantino por los territorios balcánicos, hasta ser absorbida totalmente por el imperio otomano en el siglo XIV.

   Entonces de esta manera podemos entender desde el punto de vista étnico y religioso a la crisis balcánica, ya que tanto serbios como griegos y montenegrinos tenían una gran influencia bizantina, tanto étnica como religiosamente mientras que los búlgaros de origen tracio, haciendo alarde de su ambición expansionista siempre estuvieron en constante conflicto con tal imperio, es por eso que en el momento de la segunda guerra balcánica todos los países de la Liga se unieron a Serbia pues mantenían las mismas raíces y eso tuvo una trascendental influencia.

   Ahora al hablar de la primera guerra balcánica podemos ver que existía un fuerte conflicto religioso entre los países de la Liga que eran cristiano ortodoxos (incluido Bulgaria, ya que aunque tenía un origen étnico un tanto distinto a los demás, su población era en gran mayoría cristiano ortodoxa) y el imperio otomano que quería expandir el islam hacia el resto de Europa.

   Desde nuestro punto de vista ésta fue la segunda razón más importante por la cual los países de la Liga Balcánica declararon la guerra al imperio otomano, pues querían, conjuntamente, imponer la religión cristiano ortodoxa en los territorios otomanos ubicados en Europa, ya que desde que formaban parte del Imperio Bizantino siempre intentaron combatir al islam.

   También fue importante el hecho de que los países de la Liga tenían orígenes romanos y eslavos mientras que los otomanos tenían orígenes mayoritariamente orientales, por lo que esto también primó al momento de la primera guerra en la península balcánica.

   ¿Pueden los intereses de unos convertirse en las pesadillas de otros? Habría que definir interés antes. El interés es el provecho, la utilidad o la ganancia que se puede obtener de algo o alguien por lo que uno se ha inclinado. Cuando Alemania prometió dar manos libres a Francia en Marruecos siempre y cuando se le cediera una parte del Congo FrancGuillermo IIés a cambio, los intereses alemanes se convirtieron en la pesadilla de los franceses porque con las concesiones, estos últimos se mostraron vulnerables a los designios de Alemania. Pero ejemplos como este, hay pocos.

   En realidad, creemos que los intereses de unos pueden convertirse en la pesadilla de ellos mismos. El argumento radica en uno de los detonantes principales de la Primera Guerra Mundial: Cuando Guillermo II ascendió al poder de Alemania su política ambiciosa y mordaz de hegemonía mundial: la Weltpolitik, produjo únicamente que otras potencias industriales y coloniales que tenían importantes diferencias se aproximasen y conspirasen en contra suya, de su política, de Alemania y  de la Triple Alianza. La Gran Guerra se desató por esta lucha de poder. Si nosotras hubiéramos sido Guillermo II, hubiéramos tenido más cuidado con nuestros deseos.

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!